EDITORIAL

Los riesgos como motores de la sociedad

Doctora Carola García Calderón

Hablar de Rusia nos lleva a pensar en un panorama complejo, el cual se ha construido a partir de decisiones políticas únicas e impredecibles, tanto en su pasado, como en el presente. Ulrich Beck en su libro sobre La Sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad (1998) hace referencia a esta nación, específicamente en el caso de Chernóbil, el cual inspira su trabajo. El autor pone en la mesa la posible amenaza del uso de la tecnología nuclear para generar energía, pero que esto no excluye su empleo en la guerra. Este tipo de riesgo se extiende más allá del lugar en el que se vive geográficamente, ya que su daño es expansivo, el cual fácilmente atraviesa las fronteras políticas. Por lo que, algunas decisiones de aquellos que concentran el poder son capaces  de contaminar e impactar el entorno global.

 

A partir del riesgo podemos comprender mucho de la dinámica mundial de la sociedad actual, que inevitablemente nos hace seguir los pasos de Beck para establecer una crítica a la modernidad y de la acción humana cotidiana. En este contexto se vive una situación que está en la frontera de la seguridad y la posibilidad de la destrucción, lo cual puede derivar en un constante miedo, así como estrés en los habitantes. La posibilidad que se dé una guerra nuclear, los efectos económicos del COVID- 19 y los desastres naturales resultado del cambio climático producen un estado constate de estrés que depende de personas específicas, como lo son aquellos que ejercen el poder político y las tensiones internacionales que se van confabulando.

 

La pregunta es ¿qué determina que estos agentes sean capaces de generar, contener o gestionar el riesgo a partir de sus intereses y ética? Por lo que en la Gaceta políticas del mes de octubre la reflexión gira en torno a la labor que hizo Mijaíl Gorbachov, el último líder de la URSS, para reducir los riesgos económicos y políticos a través de una restructuración de la URSS. Su muerte en 2022 significó una pérdida, no sólo para Rusia, sino para el mundo entero como se expresa en el texto ¿La muerte de Gorbachov explica la actual «Rusia de Putin»?

 

La sociedad de riesgo no tiene definido el límite entre cultura y naturaleza, ya que la actividad humana ha ido degradando al medio ambiente, hasta hacer que la misma humanidad se ponga en peligro. Desde esta perspectiva, y con el actual riesgo nuclear latente, el artículo titulado Lo que el viento (de Chernóbil) se llevó, nos hace reflexionar sobre el daño que puede existir alrededor de esta tecnología y las decisiones políticas que hay que tomar.

 

La incertidumbre es parte del riesgo de iniciar cualquier nuevo proyecto, como fue el caso de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Esta tarea le correspondió ponerla en marcha a Ernesto Enríquez Coyro, primer director de la entonces Escuela, quien creía que la política estaba en la praxis de las ciencias sociales; es decir, en las relaciones humanas. Una de las expresiones artísticas que nos hace evidente la riqueza de esto es el séptimo arte, lo que la vuelve una herramienta útil para la didáctica, como lo advierte el texto sobre Las maravillosas funciones del cine. En él se reflexiona sobre la importancia y posibilidades que nos ofrece la pantalla grande para aprender de las distintas problemáticas de la vida.

Por último, el número cierra dando información al respecto de la prevención del riesgo en la UNAM y en la Facultad, esto resulta fundamental ya que el riesgo es la cuna de la solidaridad, la cual, a través de la mitigación, se convierte en la fuerza transformadora del miedo en unión y comunidad. De tal manera que este número nos hace preguntarnos si es el riesgo el motor de la sociedad industrial y su historia, o es lo incertidumbre la constante que mantiene a la sociedad sin cambios. En conclusión, el riesgo es el reconocimiento de lo impredecible, implica la capacidad de ser cautos y de tener estrategias ante la amenaza, nos vuelve responsables del devenir social.

Referencias:
Beck, Ulrich. (1998) La Sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad. Paidós Ibérica.

También te puede interesar

La desinformación en el contexto actual

Andrea Samaniego Sánchez
El fenómeno de la desinformación y la creación de noticias falsas no es nuevo en la historia de la humanidad; se habla de rumores, chismes, leyendas urbanas, trascendidos; es más, desde el surgimiento de la prensa se hacía una distinción entre periódicos confiables y aquellos que no lo eran y que denominaban “prensa amarilla” …

La propaganda de guerra entra al siglo XXI

Rodrigo Perera Ramos
La comunicación, como propaganda de guerra, siempre ha sido un arma fundamental en los conflictos bélicos y con ello los medios de comunicación disponibles en cada época histórica. Si uno voltea hacia el pasado se puede observar cómo la propaganda fue usada, al menos, desde la primera cruzada en el año 1095…

Guerra mediática: hegemonía comunicacional e ideología

Armando Carballal Cano
La producción de información y conocimiento configuran relaciones de Poder1. La circulación de información en el mundo moderno permite el conocimiento de sucesos acontecidos en cualquier parte del mundo en muy poco tiempo. Sucesos que marcan la agenda en el nivel nacional como en el internacional durante la Modernidad y Modernidad Tardía2

Guerra y plataformización: el conflicto también es digital

Arturo Rodríguez Rodríguez

Varios estudios apuntan a que las plataformas digitales han excedido sus características computacionales demostrando que son más que meros espacios digitales programados informáticamente. Así, durante los últimos años las plataformas han “penetrado distintas infraestructuras, procesos económicos, sociales y políticos de la vida cotidiana”…